VadeVi
Las bodegas ucranianas miran a Europa para sobrevivir la guerra

Después de un año de guerra, las bodegas de Ucrania miran a Europa como esperanza para sobrevivir al conflicto. Según explica Decanter en un artículo, los productores del país confían en las exportaciones, pero también en los activos congelados de los oligarcas rusos por poder reconstruir tanto su sector como todo el país, puesto que no solo se ha producido una gran caída del mercado doméstico, sino que muchas viñas han estado directamente afectadas por la invasión rusa.

Los fondos rusos congelados podrían ayudar Ucrania a rehacerse

En este sentido, Volodymyr Kucherenko, director del Instituto Ucraniano del Vino y de Ukrvinprom, el organismo representando del sector del vino ucraniano, explica cómo están «introduciendo la cuestión de los fondos con la Comisión Europea». Los fondos conseguidos en la congelación de los intereses rusos a Europa podrían ser muy importantes para la reconstrucción y, si bien hay otras necesidades más importantes que no recuperar el sector del vino, el Comité Europeo de las Empresas del Vino (CEEV) también se ha posicionado a favor de emplear este capital para ayudar los productores y elaboradores ucranianos.

Las botellas de vino, tanto de Ucrania como de fuera, se han convertido en un recipiente para cócteles Molotov en plena guerra. Entre las de la fotografía, se puede ver una de cava, de Dignidad Cavas & Vinos | wein.plus
Las botellas de vino, tanto de Ucrania como de fuera, se convirtieron en un recipiente para cócteles Molotov durante la guerra | wein.plus

Viñas destruidas, bodegas ocupadas y botellas robadas

Desde la invasión rusa, y con el sector situado principalmente en el sur y el este del país, las bodegas y las viñas han sufrido muchísimo los estragos de la guerra, especialmente a causa de los bombardeos. Las pérdidas económicas son enormes y, además, es imposible encontrar mano de obra porque prácticamente todo el mundo está combatiendo en el frente.

Incluso hay casos en que las instalaciones han estado ocupadas directamente por las tropas rusas. Andrii Strelets, de la bodega Prince Trubetskoi de Kherson, afirma que los rusos le robaron una colección de vinos valorada en un millón de dólares. Si bien ahora vuelve a encontrarse en territorio controlado por los ucranianos, además, no puede volver para evaluar las pérdidas porque los rusos continúan bombardeando la zona. Una situación en la que se encuentran muchísimos productores y elaboradores, especialmente al este del país.

La bodega Chizay, uno de los más conocidos de Ucrania, se encuentra casi junto a las fronteras del país con Hungría y Rumanía | Wines of Ukraine
La bodega Chizay, uno de los más conocidos de Ucrania, se encuentra casi junto a las fronteras del país con Hungría y Rumanía y, por lo tanto, ha sido mucho menos afectado por las bombas, si bien ha sufrido igualmente la caída del consumo | Wines of Ukraine

Las exportaciones pueden mantener vivo el sector

De entre las bodegas que continúan funcionando, la mayoría suministran vino y brandy a las fuerzas armadas del país, pero también intentan aumentar las exportaciones, puesto que el mercado doméstico es prácticamente inexistente. Ukrvinprom está llevando a cabo un trabajo muy importante a las grandes ferias europeas del vino, mirando de encontrar clientes que importen la producción del país que, si bien ha caído mucho, ahora mismo es superior a la demanda interna.

Més notícies

Nou comentari

Comparteix

Icona de pantalla completa